Abogados especialistas en divorcios en Las Palmas

Abogado para divorcios en Las Palmas

Somos un despacho de abogados en Las Palmas de Gran Canaria especialistas en divorcios, separaciones, guarda y custodia compartida, pensión de alimentos, pensión compensatoria, liquidación del régimen económico matrimonial y liquidación de gananciales.

Un abogado especializado en divorcios es un profesional legal que se concentra en asuntos relacionados con el divorcio y ayuda a sus clientes a resolver los desafíos legales y emocionales que surgen durante este proceso. En Reyes y Rodríguez podemos ayudarle a negociar acuerdos de divorcio y brindar asesoramiento legal sobre cuestiones como la custodia de los hijos, la manutención y la división de bienes.

Nos aseguramos de que cumplan todas las leyes y regulaciones aplicables y de que sus derechos se protejan. Además, un abogado de divorcio puede ser un mediador valioso entre las partes involucradas y ayudar a resolver conflictos de manera pacífica y justa.

LOS MEJORES ABOGADOS PARA DIVORCIOS A SU DISPOSICIÓN

¿POR QUÉ ELEGIR NUESTRO DESPACHO DE ABOGADOS?

Experiencia y conocimiento en el área de divorcios: Nuestro despacho de abogados cuenta con un equipo de abogados especializados en divorcios con amplia experiencia y conocimiento en el área. Esto les permite brindar un asesoramiento legal preciso y efectivo a sus clientes.

Compromiso con los clientes: Nuestro despacho de abogados se compromete a brindar un servicio de calidad y a trabajar de cerca con cada cliente para asegurarse de que sus necesidades legales se satisfagan completamente.

Comunicación abierta y honesta: Mantenemos una comunicación abierta y honesta con nuestros clientes para que siempre estén informados y tengan una comprensión clara de su situación legal.

Asesoramiento personalizado: Brindamos asesoramiento legal personalizado a cada cliente en función de sus necesidades únicas y objetivos.

Representación efectiva en juicio: Si es necesario, nuestro despacho de abogados tiene la experiencia y los recursos para representar a sus clientes de manera efectiva en juicio.

01

RAPIDEZ

Los divorcio son un proceso difícil para los cónyuges, debido a la gran carga emocional que genera. Por eso, desde el despacho de Reyes y Rodríguez Abogados, te ayudamos para que la gestión de los trámites sea lo más rápido y fácil posible.

02

EXPERIENCIA

Somos un equipo de abogados especializados en divorcios. Gracias a nuestra amplia experiencia y formación, te ofreceremos un servicio profesional y cercano.

03

ASESORAMIENTO PERSONAL

Cada proyecto es único para nosotros. Nos implicamos en cada caso de forma personalizada y humana.

Deja que nuestro equipo de abogados especializados en divorcios te guíe a través del proceso de divorcio con tranquilidad y confianza. Nuestros abogados te brindan asesoramiento legal exhaustivo y representación efectiva en cuestiones de custodia de hijos, manutención y división de bienes. El compromiso con los clientes es una parte fundamental de la filosofía de nuestro despacho de abogados. Nos esforzamos por brindar un servicio de calidad a cada cliente y hacer todo lo posible para asegurarnos de que sus necesidades legales se satisfagan plenamente. Esto incluye:

DIVORCIO MUTUO ACUERDO

PENSIÓN DE ALIMENTOS

DIVORCIO CONTENCIOSO

PENSIÓN COMPENSATORIA

DIVORCIO NOTARIAL

MODIFICACIÓN DE MEDIDAS

DIVORCIO EXPRESS

LIQUIDACIÓN DE BIENES GANANCIALES

CUSTODIA DE HIJOS

RÉGIMEN DE VISITAS

CUENTA CON ASESORAMIENTOPROFESIONAL

RESOLVEMOS TUS DUDAS

Enblanco

Tipos de divorcio

En España existen dos tipos de divorcio: el divorcio contencioso y el divorcio de mutuo acuerdo.

DIVORCIO CONTENCIOSO

El divorcio contencioso es un proceso legal que se da cuando las partes en un matrimonio no están de acuerdo sobre las condiciones del divorcio. Este tipo de divorcio requiere la intervención de un juez que resuelva los asuntos pendientes entre las partes.

Un divorcio contencioso suele ser más complicado y prolongado que un divorcio de mutuo acuerdo, ya que requiere la intervención de un juez que decida sobre cuestiones como la custodia de los hijos, la repartición de bienes, la pensión alimentaria, etc.

Las partes en un divorcio contencioso pueden ser representadas por abogados o actuar de forma autónoma. En el primer caso, los abogados representarán a sus clientes ante el juez y presentarán los argumentos y pruebas necesarias para respaldar sus respectivas posiciones.

El juez escuchará a ambas partes y evaluará toda la información disponible, incluyendo informes de expertos, testimonios de testigos, etc. Finalmente, el juez emitirá una sentencia que establecerá las condiciones del divorcio, incluyendo la custodia de los hijos, la repartición de bienes, la pensión alimentaria, etc.

Es importante destacar que un divorcio contencioso puede ser costoso tanto en términos económicos como emocionales. Además, puede tomar más tiempo que un divorcio de mutuo acuerdo y puede ser más estresante para ambas partes.

En cualquier caso, es importante buscar asesoramiento legal para comprender los derechos y responsabilidades de cada parte en un divorcio contencioso y para prepararse adecuadamente para el proceso. Si estás buscando un abogado especializado en divorcios que gestione tu caso, no dudes en llamarnos. Estamos a tu disposición en todo lo que necesites.

 

DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO

El divorcio de mutuo acuerdo es un proceso legal en el que las partes en un matrimonio han llegado a un acuerdo sobre las condiciones del divorcio sin la intervención de un juez. Este tipo de divorcio suele ser más rápido y sencillo que un divorcio contencioso, ya que las partes han llegado a un acuerdo previo.

En un divorcio de mutuo acuerdo, las partes pueden negociar y acordar las condiciones del divorcio, incluyendo la custodia de los hijos, la repartición de bienes, la pensión alimentaria, etc. Una vez que han llegado a un acuerdo, redactan un acta de conciliación que incluye todas las condiciones acordadas.

Es importante destacar que, para que un divorcio de mutuo acuerdo sea válido, las condiciones acordadas deben ser justas y equitativas para ambas partes. Si una de las partes cree que las condiciones no son justas, puede optar por un divorcio contencioso.

El divorcio de mutuo acuerdo requiere la intervención de un notario o de un abogado que redacte el acta de conciliación y que certifique que las condiciones acordadas son justas y equitativas para ambas partes. Una vez que se ha redactado el acta de conciliación, se presenta ante un juez para su aprobación y, una vez aprobada, el matrimonio queda legalmente disuelto.

Es importante destacar que, aunque el divorcio de mutuo acuerdo suele ser más rápido y sencillo que un divorcio contencioso, es importante buscar asesoramiento legal para comprender los derechos y responsabilidades de cada parte y para asegurarse de que las condiciones acordadas son justas y equitativas para ambas partes.

En resumen, el divorcio de mutuo acuerdo es una alternativa al divorcio contencioso que puede ser más rápido y sencillo, siempre y cuando las partes hayan llegado a un acuerdo sobre las condiciones del divorcio y las condiciones acordadas sean justas y equitativas para ambas partes.

 


Además de estas dos modalidades de divorcio reconocidas, existen las siguientes subcategorías:

DIVORCIO EXPRESS

El Divorcio Express es una modalidad de divorcio rápido y sencillo en la que las partes en un matrimonio han llegado a un acuerdo sobre las condiciones del divorcio y han presentado un acta de conciliación ante un juez. En este tipo de divorcio, el juez no tiene que llevar a cabo una investigación exhaustiva ni celebrar un juicio, sino que simplemente aprueba el acta de conciliación y disuelve el matrimonio.

Es una alternativa al divorcio de mutuo acuerdo, pero con un proceso aún más rápido y sencillo. En muchos casos, se puede completar en un solo día o en un plazo muy corto de tiempo.

Es importante destacar que, aunque el Divorcio Express puede ser más rápido y sencillo que otros tipos de divorcio, es importante buscar asesoramiento legal para comprender los derechos y responsabilidades de cada parte y para asegurarse de que las condiciones acordadas son justas y equitativas para ambas partes.


DIVORCIO NOTARIAL 

El Divorcio Notarial es una modalidad de divorcio en la que las partes en un matrimonio acuerdan las condiciones del divorcio ante un notario. El notario redacta un acta de conciliación que incluye los acuerdos de las partes sobre la división de bienes, la custodia de los hijos y cualquier otro asunto relevante.

El acta de conciliación es luego presentada ante un juez, quien, tras comprobar que los acuerdos son justos y equitativos, aprueba el divorcio. Este tipo de divorcio es más rápido y sencillo que el Divorcio Contencioso, ya que el juez no tiene que llevar a cabo una investigación exhaustiva ni celebrar un juicio.

Es importante destacar que, aunque el Divorcio Notarial es más rápido y sencillo que otros tipos de divorcio, es importante buscar asesoramiento legal para comprender los derechos y responsabilidades de cada parte y para asegurarse de que las condiciones acordadas son justas y equitativas para ambas partes.

Divorcio Notarial es una alternativa al divorcio de mutuo acuerdo y al Divorcio Express que ofrece un proceso aún más rápido y sencillo, pero que requiere la intervención de un notario y de un juez para su aprobación.

¿Qué documentos son necesarios para poder tramitar un divorcio?

Para tramitar un divorcio en España, los siguientes documentos son necesarios:

  1. Certificado de Matrimonio: Una copia del certificado de matrimonio emitido por el registro civil.
  2. Documentos de identificación: Dos copias de la identificación de cada uno de los cónyuges, como el DNI o el pasaporte.
  3. Acta de Conciliación o Acuerdo de Divorcio: Un documento que contenga los acuerdos alcanzados por las partes sobre la división de bienes, la custodia de los hijos y cualquier otro asunto relevante.
  4. Declaración de ingresos: Una declaración de los ingresos de cada uno de los cónyuges para determinar el pago de la pensión alimentaria.
  5. Acta de Nacimiento de los hijos: Una copia de las actas de nacimiento de cualquier hijo común.
  6. Sentencia de divorcio: Una vez que se ha completado el proceso de divorcio, se emitirá una sentencia de divorcio que oficialmente disuelve el matrimonio.

Los documentos necesarios para tramitar un divorcio pueden variar según el tipo de divorcio y el lugar donde se tramite. Por lo tanto, es recomendable buscar asesoramiento legal para asegurarse de cumplir con todos los requisitos y para evitar posibles retrasos o problemas en el proceso.

¿Cómo afecta el divorcio a los hijos?

Desde el punto de vista legal, el divorcio puede tener un impacto significativo en los hijos, especialmente en cuanto a la custodia, la visita y el apoyo económico. Aquí hay algunos de los efectos legales más comunes del divorcio en los hijos:

  1. Custodia: En el divorcio, los padres deben decidir quién tendrá la custodia de los hijos y cuánto tiempo pasarán con cada uno de ellos. En algunos casos, puede ser necesario involucrar a un juez o un terapeuta infantil para ayudar a tomar esta decisión.
  2. Visitas: Además de la custodia, los padres deben acordar un plan de visitas para el padre no custodio. Este plan debe ser justo y asegurar que el padre no custodio tenga tiempo adecuado con sus hijos.
  3. Apoyo económico: El divorcio también puede tener un impacto en el apoyo económico que reciben los hijos, especialmente si uno de los padres es responsable de proporcionar apoyo financiero.
  4. Cambios en el testamento: En algunos casos, los padres pueden decidir cambiar sus testamentos después del divorcio para reflejar los cambios en sus relaciones con sus hijos.
  5. Modificaciones futuras: En caso de cambios significativos en las circunstancias, como un cambio de empleo o un traslado a otra ciudad, puede ser necesario modificar los acuerdos de custodia, visitas y apoyo económico para asegurarse de que los hijos sigan recibiendo el apoyo adecuado.

Es importante destacar que, en todos los casos, el interés superior del niño es la consideración principal para tomar cualquier decisión en cuanto a la custodia, las visitas y el apoyo económico. Por lo tanto, es importante trabajar con un abogado especializado en divorcio o un terapeuta infantil para asegurarse de que los hijos reciban el mejor apoyo posible durante el proceso de divorcio.

¿Quién tiene derecho a la guarda y custodia de los niños?

El derecho a la guarda y custodia de los niños se basa en el principio de que el interés superior del niño es lo más importante. En el caso de un divorcio, los padres deben decidir juntos quién tendrá la custodia de los hijos o, si no pueden llegar a un acuerdo, un juez decidirá en su nombre.

Al tomar una decisión sobre la custodia, el juez evaluará una serie de factores, como la relación entre el niño y cada padre, la estabilidad emocional y financiera de cada padre, y la capacidad de cada padre de proporcionar un hogar seguro y saludable para el niño.

En algunos casos, puede ser posible llegar a un acuerdo de custodia compartida, en el que los padres compartan la responsabilidad y el tiempo con los hijos. Sin embargo, en otras situaciones, puede ser necesario que un solo padre tenga la custodia exclusiva.

En cualquier caso, es importante trabajar con un abogado o un terapeuta infantil para asegurarse de que los hijos reciban el mejor apoyo posible durante el proceso de divorcio y que sus derechos se respeten en todo momento.

Qué son y para qué sirven las capitulaciones matrimoniales

Las capitulaciones matrimoniales son un acuerdo entre los cónyuges antes o durante el matrimonio que establece cómo se distribuirán los bienes y responsabilidades durante el matrimonio y en caso de divorcio. Este acuerdo puede incluir desde la distribución de bienes y deudas hasta la gestión de la propiedad y el cuidado de los hijos.

Las capitulaciones matrimoniales son útiles porque permiten a los cónyuges tener un control sobre cómo se manejan sus finanzas y responsabilidades durante el matrimonio y en caso de divorcio. Esto puede ayudar a reducir la incertidumbre y la tensión en caso de separación y puede ser especialmente útil en situaciones en las que uno o ambos cónyuges tienen bienes o deudas importantes antes del matrimonio.

Además, las capitulaciones matrimoniales pueden ser una manera de proteger los derechos de los cónyuges y asegurarse de que se respeten sus acuerdos. Por ejemplo, si uno de los cónyuges tiene un negocio o una propiedad importante, puede incluir una cláusula en las capitulaciones matrimoniales para proteger ese bien en caso de divorcio.

Es importante tener en cuenta que las capitulaciones matrimoniales no siempre son vinculantes y pueden ser revisadas por un juez en caso de divorcio. Por lo tanto, es importante trabajar con un abogado especializado en divorcios, para asegurarte de que las capitulaciones matrimoniales sean válidas y cumplan con las leyes y regulaciones aplicables.

En un divorcio, ¿cómo se gestiona el reparto de los bienes de forma legal?

En un divorcio, el reparto de los bienes se gestiona a través de un proceso legal. Durante este proceso, se evalúan los bienes y deudas de la pareja y se determina una distribución justa y equitativa.

Hay varios factores que se consideran al determinar el reparto de bienes en un divorcio, incluyendo:

  1. Propiedad de bienes: Se determina qué bienes pertenecen a cada cónyuge y se establece una distribución equitativa.
  2. Contribución económica: Se evalúa la contribución económica de cada cónyuge durante el matrimonio, incluyendo su salario, ahorros y otros ingresos.
  3. Necesidades futuras: Se consideran las necesidades futuras de ambos cónyuges, incluyendo su edad, salud, educación y capacidad para ganar ingresos.
  4. Acuerdos previos: Si la pareja ha hecho acuerdos previos sobre la distribución de bienes, como un acuerdo prematrimonial o un acuerdo de separación, se deben tomar en cuenta en el proceso de reparto de bienes.

El reparto de bienes se puede resolver mediante un acuerdo entre los cónyuges o, en caso de que no sea posible, a través de una decisión judicial. Es importante trabajar con un abogado especializado en derecho matrimonial para asegurarse de que se respeten los derechos de ambos cónyuges y se gestione de manera justa y equitativa el reparto de bienes en un divorcio.

Divorcio con separación de bienes

El divorcio con separación de bienes es un tipo de divorcio en el que los cónyuges deciden mantener separados sus bienes y finanzas personales durante el matrimonio y después de su disolución. En este tipo de divorcio, cada cónyuge mantiene la propiedad de sus bienes y es responsable de sus deudas personales, sin tener que compartir nada con el otro cónyuge en el caso de una separación o divorcio.

Desde un punto de vista legal, el divorcio con separación de bienes implica que los cónyuges han acordado previamente los términos y condiciones de su matrimonio y han definido cómo se dividirán sus bienes y responsabilidades financieras en caso de una separación o divorcio. Estos acuerdos se registran en un contrato de matrimonio o en las capitulaciones matrimoniales y se deben respetar durante el matrimonio y después de su disolución.

En un divorcio con separación de bienes, los cónyuges pueden tener más control sobre sus finanzas personales y pueden evitar conflictos sobre la propiedad de los bienes durante y después del divorcio. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la separación de bienes no afecta la obligación de proporcionar mantenimiento a los hijos o a la ex cónyuge en caso de que sea necesario.

Divorcio con bienes gananciales

El divorcio con bienes gananciales implica la división equitativa de los bienes adquiridos durante el matrimonio. Esto incluye la propiedad, las inversiones y cualquier otro activo adquirido por ambos cónyuges durante el matrimonio. La ley establece que los bienes gananciales se dividen de manera equitativa entre los cónyuges, a menos que haya un acuerdo escrito en contrario. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la ley varía de un país a otro, por lo que es recomendable consultar a un abogado especializado en derecho de familia para obtener una orientación adecuada.

 

Diferencia entre separación y divorcio

La separación y el divorcio son dos formas diferentes de poner fin a un matrimonio. La diferencia principal entre ellos es el estatus legal y los efectos legales de cada uno.

Separación: La separación es un proceso legal que permite a una pareja vivir separadamente sin estar oficialmente divorciados. Durante la separación, los cónyuges siguen estando casados, pero viven por separado y pueden tomar decisiones separadas sobre sus vidas, finanzas y bienes.

Divorcio: El divorcio es un proceso legal que pone fin oficialmente a un matrimonio. Una vez que se ha obtenido un divorcio, los cónyuges ya no están casados y tienen derecho a contraer matrimonio con otras personas. Además, en un divorcio se deben resolver cuestiones como la distribución de bienes, la custodia de los hijos y la pensión alimentaria.

Cómo afecta el divorcio a la vivienda habitual

El divorcio puede tener un impacto en la vivienda familiar. Dependiendo de la legislación y las circunstancias específicas del matrimonio, puede ser necesario determinar quién obtiene la propiedad de la vivienda y cómo se divide la propiedad. Por lo tanto, es recomendable consultar a un buen abogado especializado en derecho de familia para obtener asesoramiento específico sobre cómo afectará el divorcio a la vivienda familiar en su caso. Algunas de las posibles consecuencias incluyen:

 

  • División de la propiedad: Si los cónyuges son propietarios conjuntos de la vivienda, pueden decidir venderla y dividir los ingresos o transferir la propiedad a uno de ellos.

 

  • Alojamiento temporal: En algunos casos, uno de los cónyuges puede tener derecho a quedarse en la vivienda temporalmente después del divorcio, hasta que se resuelvan todos los asuntos relacionados con la propiedad.

 

  • Pago de la hipoteca: Si uno de los cónyuges queda con la propiedad de la vivienda, puede ser necesario que el otro cónyuge siga contribuyendo con los pagos de la hipoteca.

 

  • Modificación de los términos de la hipoteca: Es posible que sea necesario modificar los términos de la hipoteca si uno de los cónyuges asume la responsabilidad exclusiva de la misma.

Divorcio con deudas pendientes

En este tipo de divorcio, se debe determinar quién será responsable de pagar cada deuda y cómo se distribuirán los pagos. La forma en que se manejan las deudas durante un divorcio puede depender de la legislación y las circunstancias específicas por lo que es necesario estudiar cada caso. En algunos casos, los cónyuges pueden acordar cómo se dividirán las deudas y cómo se realizarán los pagos, mientras que en otros casos puede ser necesario que un juez decida quién será responsable de cada deuda.

 

Es importante tener en cuenta que las deudas adquiridas durante el matrimonio se consideran responsabilidad conjunta de ambos cónyuges, a menos que haya un acuerdo escrito que establezca lo contrario. Por lo tanto, es recomendable consultar a un abogado especializado en derecho de familia como nosotros para obtener asesoramiento sobre cómo afectarán las deudas pendientes a su situación en un divorcio.

 

las palmas abogados penal

ABOGADOS EXPERTOS EN DIVORCIO LE ASESORARÁN EN TODO MOMENTO

Nuestro despacho está formado por Abogados en Las palmas, que le transmitirán en todo momento su profundo conocimiento de la ley, y su amplia experiencia. Se sentirá seguro de que los servicios que le ofrecemos encajan perfectamente con el problema al que se pueda enfrentar.

Obtén asesoramiento legal de nuestros abogados especializados en divorcios para una resolución justa y pacífica.

¿TIENES ALGUNA CONSULTA?

TE ASESORAMOS SIN COMPROMISO

15 + 3 =