¿Qué es la ley de segunda oportunidad?

May 13, 2021

La Ley de Segunda Oportunidad permite la cancelación de deudas tanto de autónomos como de particulares. Pero, ¿Qué es exactamente y cómo funciona? La Ley de Segunda Oportunidad en el BOE apareció el 29 de julio de 2015. Su objetivo era dejar atrás una situación económica especialmente complicada para que las personas aquejadas de deudas irresolubles pudieran empezar de nuevo.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Según el Código Civil, un deudor debe responder de sus obligaciones con sus bienes presentes y futuros. Es decir, que si ahora mismo no tenemos dinero suficiente para hacer frente a nuestras deudas, tendremos que afrontarlas en el futuro si nuestra situación económica mejora.

Esto es lo que dice la ley, pero en la realidad sabemos que muchas veces la situación económica de una persona puede llegar a ser tan complicada que no tiene visos de mejorar. Es prácticamente imposible que alguien que se ha declarado insolvente pueda liquidar sus deudas, y esto hace que una obligación económica pueda acompañar al deudor durante muchos años. En el caso de las empresas se recurre al concurso de acreedores, pero no existía algo similar para los particulares hasta que llegó la ley que estamos analizando.

El procedimiento de segunda oportunidad en las deudas se divide en dos fases. Si la primera da buenos resultados, no será necesario acudir a la segunda. La primera parte del proceso es un trámite extrajudicial que implica una negociación entre el deudor y sus acreedores, a fin de conseguir un nuevo acuerdo de pagos que incluirá, generalmente, una rebaja de la deuda pendiente y un aumento del plazo para pagar.

Si no es posible alcanzar dicho acuerdo, o si el deudor está en una situación tan complicada que no es posible que pague lo que debe ni con el plan de pagos mejor diseñado, entonces se pasa a la segunda etapa del procedimiento. Esta se desarrolla en sede judicial, y es el juez quién decidirá sobre la subsistencia o no de las deudas pendientes.

Ley de segunda oportunidad

¿Quién puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad para particulares está orientada tanto a estos como a los autónomos que se encuentren en una situación de sobreendeudamiento. Eso sí: es importante que cumplamos con todos los requisitos establecidos legalmente para poder acogernos a este procedimiento.

¿Qué deudas se pueden cancelar?

Prácticamente todas, con independencia de su origen. Esto incluye deudas hipotecarias, procedentes de préstamos personales, de tarjetas revolving, préstamos rápidos, etcétera. La novedad es que ahora también se admite la cancelación de deudas con Hacienda y la Seguridad Social, algo que hasta 2019 no era posible.

¿Cómo es el procedimiento?

Como hemos señalado en líneas anteriores, se divide en dos fases. Las repasamos.

Acuerdo extrajudicial

Tras contar con un abogado de segunda oportunidad, el interesado presenta su solicitud de segunda oportunidad y comienza a negociar con sus acreedores un nuevo plan de pagos. A fin de facilitar el acuerdo, se nombra un mediador concursal que intentará acercar la postura de las partes.

Esta fase tiene una duración máxima de dos meses. Si se llega a un acuerdo, este es ratificado ante notario y se da por concluido el procedimiento. En caso de que no haya consenso, termina la fase extrajudicial y continúa el proceso.

Beneficio de la exoneración

En aquellas situaciones en las que no es posible llegar a un acuerdo extrajudicial, el proceso sigue en sede judicial para que, de este modo, sea el juez quien establezca un nuevo plan de pagos. Este realizará las quitas y esperas que considere convenientes.

Si la autoridad judicial considera que no es posible que el deudor cumpla con sus obligaciones, puede exonerarle del pago de hasta el 100 % de la deuda. A partir de ese momento, el particular o autónomo no tendrá que pagar ninguna de las deudas sometidas al procedimiento.

No obstante, si en los cinco años siguientes su situación económica mejora, los acreedores podrán solicitar la reactivación de la deuda. Si no reclaman nada, pasado ese tiempo las obligaciones se extinguirán definitivamente.

¿Cuánto tiempo dura el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad?

La duración varía en función de la complejidad del proceso y del nivel de saturación de trabajo de los juzgados, pudiendo ir desde unos pocos meses hasta más de un año. Lo bueno es que, mientras se resuelve el procedimiento, las deudas pendientes no generan intereses ni se puede proceder al embargo de los bienes del deudor.

La Ley de Segunda Oportunidad y las deudas con Hacienda y la Seguridad Social

Tradicionalmente, tanto la Agencia Tributaria como la Seguridad Social han sido reconocidas como acreedoras privilegiadas. Esto significa que las deudas pendientes con estos organismos no eran susceptibles de ningún tipo de renegociación ni de cancelación.

Pero la nueva jurisprudencia del Tribunal Supremo ha señalado que no existe una razón objetiva para primar estos créditos sobre otros. En consecuencia, las deudas contraídas con ellas pueden ser objeto de una exoneración de hasta el 70 % del total y, con respecto al monto restante, podemos fraccionar el pago en un plazo de cinco años.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Estos son las condiciones que hemos de cumplir para poder optar a esta ayuda.

Buena fe y transparencia

Hemos de demostrar que tenemos interés en pagar nuestras deudas y poner nuestros bienes a disposición de los acreedores.

No haber incurrido en delitos de tipo económico y/o social

No haber sido declarado culpable de un delito de tipo económico, patrimonial o responsable de un concurso culpable.

Haber pagado determinados créditos

Tenemos que haber liquidado todo el patrimonio para intentar saldar las deudas.

No puedes ser objeto de un concurso declarado culpable

Implica que el deudor no debe haberse generado a sí mismo la insolvencia.

La deuda no puede superar los cinco millones de euros

Se tienen en cuenta todas las cantidades debidas, y el cómputo total no debe exceder de los cinco millones de euros.

La Ley de Segunda Oportunidad es la puerta a un nuevo comienzo cuando hemos llegado a una situación de exceso de deudas. Pero, para conseguir que su aplicación sea un éxito, es importante contar con abogados especialistas desde el primer momento. ¿Estás en una situación económica complicada? Aquí nos tienes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿TIENES ALGUNA CONSULTA?

TE ASESORAMOS SIN COMPROMISO